«A todo cerdo le llega su san Martín», dice el refrán. En escritura podríamos traducirlo en que a todo autor, profesional o aficionado, le llega el momento de tener que lidiar con aspectos formales tan engorrosos como la puntuación de los diálogos, y si estás leyendo esto es porque quieres aprender a hacerlo (o porque te has equivocado de página, pero da igual, quédate y me haces compañía).  

En esta entrada hablaré solo de los diálogos directos, por ser los más habituales, y de la forma básica de representarlos en nuestra lengua: la raya. Hay muchas otras opciones, pero para romper las reglas primero hay que dominarlas. Así que si no te llamas Cormac McCarthy, James Joyce o José Saramago, por favor, sigue la normativa durante algún tiempo.


Prepara café (o lo que sea que tomes) y acomódate bien, que tenemos un ratito largo y denso por delante.

1. Introducción

El guion y la raya no son lo mismo

El guion (-) es esa línea corta que está al lado de la tecla de mayúsculas izquierda y que también encontramos en la parte superior del teclado numérico. ¿Es el símbolo que usas para escribir tus diálogos? Pues lo estás haciendo mal, que lo sepas.

«Vaya, L. Y me lo dices así, de sopetón, sin amor ni nada».

Para resumir un poco, el guion se utiliza para separar palabras a final de línea y otras cosillas que ahora mismo no vienen a cuento. Pero no, no es para escribir diálogos. Lo siento.

La raya (—) es mucho más larga. Si la ponemos junto al guion (-/—) de un simple vistazo te darás cuenta de que, en este caso, el tamaño sí importa. Además, sirve para marcar las distintas intervenciones de los personajes y las acotaciones o intervenciones del narrador.

«¿Y cómo pongo la raya? No aparece en ningún sitio…».

Hay muchas formas de hacerlo, desde usar la opción “insertar símbolo” hasta crear tu propio atajo de teclas, pero la forma rápida y sencilla es usando las siguientes combinaciones:

  • Para usuarios de Windows: ALT+0151 (funciona en la mayoría de procesadores)
  • Para usuarios de Mac: May+Alt+guion
  • En Word: Alt Gr+guion (del teclado numérico)

Y ahora me dirás que te corta la inspiración teclear tanto. Y te doy la razón. Puedes usar el guion para el borrador y utilizar la función “buscar y reemplazar” del procesador de textos cuando corrijas, pero debes tener en cuenta lo siguiente:

  • En algunas versiones de Word hay un error que separa la primera raya y la primera palabra por un espacio si la frase va introducida por un signo de interrogación o de exclamación (algo así: — ¿Qué?). Ese espacio habrá que eliminarlo a mano porque se considera una falta de ortografía.
  • Si tienes guiones separando palabras a final de línea, también las cambiará por una raya.

Soluciones: buscar y reemplazar los guiones uno a uno, tener claro en qué puntos del documento se pueden dar los dos casos anteriores y cambiarlos a mano, o evitar esos casos a toda costa.

Y ahora sí, vamos al lío.

2. Uso de la raya en los diálogos

Cada línea de diálogo pronunciada por un personaje distinto se introduce con una raya, que irá pegada a la primera palabra. Es decir, la raya sirve para distinguir las intervenciones. Al final de la intervención escribiremos un punto y comenzaremos en una línea nueva.

—Marcos no viene hoy. 

—¿Por qué?

—Su madre está enferma. 

Como veis en el ejemplo, en estos casos no se escribe ninguna raya al final ni se deja espacio entre la raya y la primera palabra.

Bien Mal
—Buenos días, Marcos. — Buenos días, Marcos.
  Buenos días, Marcos.
  —Buenos días, Marcos—.

Hay muchas formas de hacerlo mal (no las he puesto todas, son tantas como escritores existen), pero solo hay una forma de hacerlo bien.

Las intervenciones de distintos personajes no se escriben en la misma línea, la forma correcta es la que has visto en el primer ejemplo.

Mal
—Buenos días, Marcos. —Hola, señora García.

Facilísimo. ¿A que sí? De acuerdo, vamos a complicarlo un poco más introduciendo los incisos del narrador.

La raya y los incisos del narrador

Los incisos del narrador se escriben entre rayas. Tras la intervención del personaje dejamos un espacio, abrimos el inciso con la raya y lo cerramos con otra. La primera y la última palabra del inciso irán pegadas a las rayas. ¿Complicado?

Os lo explico de otro modo: las rayas de inciso se usan igual que los paréntesis (primera palabra pegada al de apertura, última palabra pegada al de cierre).

La diferencia con los paréntesis es que si el inciso cierra la intervención del personaje no pondremos la raya de cierre.

¿Tampoco? No pasa nada, los ejemplos siempre explican las cosas muy bien.

Bien Mal
—Buenos días, Marcos. — Buenos días, Marcos —.
—Hola, señora García —contestó él—. Hace calor hoy. —Hola, señora García—contestó él—. Hace calor hoy—.

Escribir diálogos
—No entiendo nada. Nada…

La puntuación y los incisos del narrador

Antes de continuar, hay que distinguir entre los llamados verbos dicendi  y los verbos de acción.

«¿Ya me estás complicando la vida, L?».

No, no soy yo. Es la normativa, qué le voy a hacer.

Los verbos dicendi (declarativos o de comunicación) son verbos de habla. Nos muestran y puntualizan quién habla y cómo lo dice. Son los clásicos dijo, vociferó, comentó, voceó, afirmó, preguntó, exclamó, etc.

Por su parte, los verbos de acción indican acciones del personaje (cómo se mueve, lo que mira o huele…) y añaden información a la escena (descripciones, sonidos, etc.).

Aclarado esto, continuamos.

Puntuación con los verbos dicendi (verbos de habla)

La frase que precede al inciso no lleva punto. Se abre el inciso, escribimos el verbo en minúscula y ponemos el punto de cierre al acabar el inciso.

Bien Mal
—Buenos días, Marcos —dijo la señora García. —Buenos días, Marcos. —Dijo la señora García.
  —Buenos días, Marcos —Dijo la señora García—.

Si tras el inciso el personaje continúa hablando la puntuación se coloca detrás de la raya de cierre. Esta norma sirve para el punto, los dos puntos, la coma y el punto y coma.

Bien Mal
—Buenos días, Marcos —dijo la señora García—. ¿Cómo estás? —Buenos días, Marcos. —Dijo la señora García.— ¿Cómo estás?

Si la frase antes del inciso es exclamativa o interrogativa… ¿seguimos usando el verbo dicendi en minúscula? Absolutamente, sí.

Bien Mal
—¿Qué tal estás? —dijo la señora García—. Te veo un poco pálido. —¿Qué tal estás? —Dijo la señora García.— Te veo un poco pálido.

Espero que te hayas empapado bien las ideas porque con los verbos de acción estas normas cambian un poco.

Puntuación con los verbos de acción, y otros incisos

 Como ya hemos dicho antes, suelen ser incisos que nos indican acciones del personaje. Os pongo un ejemplo:

—¿Qué tal se encuentra hoy? —La miró a los ojos—. Me han dicho que la operaron hace poco.

—Me encuentro bien. —Sacó un pañuelo de su bolsillo derecho y se limpió el sudor de la cara. Hacía un calor horrible—. Aunque ha sido duro, ¿sabe?

Si te fijas, hay algunas diferencias importantes en la forma de presentar los diálogos con los verbos de acción.

  • La frase del personaje se puntúa antes de la primera raya de inciso.
  • El inciso comienza con mayúscula y lleva su propia puntuación.
  • La puntuación de final de inciso se mantiene detrás de la segunda raya, igual que en el resto de casos.
Bien Mal
—¿Qué tal se encuentra hoy? —La miró a los ojos—. Me han dicho que la operaron hace poco. —¿Qué tal se encuentra hoy? —la miró a los ojos—. Me han dicho que la operaron hace poco.
—Me encuentro bien. —Sacó un pañuelo de su bolsillo derecho y se limpió el sudor. Hacía un calor horrible—. Aunque ha sido duro, ¿sabe? —Me encuentro bien —sacó un pañuelo de su bolsillo derecho y se limpió el sudor de la cara. Hacía un calor horrible—. Aunque ha sido duro, ¿sabe?

Me han quedado algunas cosas por explicar, pero llevo más de mil trescientas palabras y tienes que practicar un poco. Así que dejaremos los detalles que llevan a la perfección para más adelante.

Antes de que te vayas, te propongo un ejercicio.

Escribe un diálogo corto, de unas diez o veinte líneas, usando los distintos casos que hemos visto hoy.

No hace falta que tenga sentido, la idea es practicar. Puedes enviarme el ejercicio a través del formulario de contacto o dejarlo en los comentarios, además de plantearme otras dudas que resolveré en la próxima entrada.


Bibliografía utilizada

RAE:

  • Uso de la raya
  • Ortografía básica de la lengua española, Barcelona: Espasa Libros S.L.U, 2012.

Literautas:

Wikilengua:


Si te gusta o te ha resultado útil,  ¡comparte en las redes! 

Y recuerda que también puedes dejar tus dudas, sugerencias y opiniones en la sección de comentarios.