Buscar

Categoría

Literautas

Desayuno de cumpleaños

Agazapado en la escalera de incendios de un sucio y mal iluminado callejón, coloco el silenciador a mi arma. Faltan tres minutos para las doce de la noche y casi una hora para el cierre del local, pero si no acabo hoy con mi objetivo me quedaré sin el dinero. Sigue leyendo

79 -R Sector Z

El anciano encontró la llave en un rincón del pasillo F137-D. Pensó que deliraba, por lo que realizó los exámenes protocolarios y comprobó los niveles de toxicidad en el aire. Se había desviado de la ruta porque necesitaba evacuar con urgencia y solo unos pocos valientes, con el sentido del olfato atrofiado, se atrevían a entrar en los túneles clase D, destinados a desechos. Sigue leyendo

El verano y la tormenta

La estación seca ha terminado.

El alba, apenas una línea grisácea en el horizonte que sombrea las acacias cercanas, me saluda durante mi paseo. Nervioso por la cercanía de la tormenta, seguido de sus alegres compañeros que garren y revolotean sobre los guayacanes en flor, un loro levanta el vuelo.

Y recuerdo otros pájaros y otras flores. Sigue leyendo

Desperation Metal Moon

Bienvenidos al puerto estelar de Base Tranquilidad. Les recordamos que antes de acceder a la ciudad, deben dirigirse al punto de control de Migración Galáctica.

Cuando bajó del transbordador, Death se emocionó al ver la tierra oscura de la Luna, y la estatua de Aldrin, Amstrong y Laika bailando en torno al Apolo XI. Esperó su turno en Migración leyendo la revista Lunik. También se limpió las uñas, se tomó seis cervezas selenitas, orinó en cuatro ocasiones, y se rascó la entrepierna quince veces. Sigue leyendo

La huida

Estaban haciendo el intercambio junto al coche cuando, por el rabillo del ojo, percibió un movimiento extraño. Apenas unos segundos de reflejo en el espejo retrovisor: una mano, que portaba un sello de oro, empuñaba una pistola. Su cuerpo reaccionó por instinto, y echó a correr. Sigue leyendo

El lápiz mágico

El frío se le colaba por las rasgaduras del abrigo. Pronto nevaría, así que metió las manos en los bolsillos recosidos, en un fallido intento de entrar en calor, y apresuró el paso.
Sigue leyendo

La pérdida

 

Marcos se sentó frente al escritorio. Había sido una mañana fructífera, a pesar de la lentitud de bancos y administraciones. Observó algunas de las notas que le había dejado la recepcionista, y decidió que lo primero era archivar la documentación. Sigue leyendo

Blog de WordPress.com.

Subir ↑