Buscar

Categoría

Sin categoría

Desayuno de cumpleaños

Agazapado en la escalera de incendios de un sucio y mal iluminado callejón, coloco el silenciador a mi arma. Faltan tres minutos para las doce de la noche y casi una hora para el cierre del local, pero si no acabo hoy con mi objetivo me quedaré sin el dinero. Sigue leyendo

La huida

Estaban haciendo el intercambio junto al coche cuando, por el rabillo del ojo, percibió un movimiento extraño. Apenas unos segundos de reflejo en el espejo retrovisor: una mano, que portaba un sello de oro, empuñaba una pistola. Su cuerpo reaccionó por instinto, y echó a correr. Sigue leyendo

Blog de WordPress.com.

Subir ↑