Delirios y palabras Blog

0

La huida

Estaban haciendo el intercambio junto al coche cuando, por el rabillo del ojo, percibió un movimiento extraño. Apenas unos segundos de reflejo en el espejo retrovisor: una mano, que portaba un sello de oro, empuñaba una pistola. Su cuerpo reaccionó por instinto, y echó a correr.

2

El lápiz mágico

El frío se le colaba por las rasgaduras del abrigo. Pronto nevaría, así que metió las manos en los bolsillos recosidos, en un fallido intento de entrar en calor, y apresuró el paso.

0

La pérdida

  Marcos se sentó frente al escritorio. Había sido una mañana fructífera, a pesar de la lentitud de bancos y administraciones. Observó algunas de las notas que le había dejado la recepcionista, y decidió que lo primero era archivar la documentación.

2

Elena

Nadie sabía por qué Elena era tan tímida. Siempre andaba cabizbaja, con la nariz apuntando a los pies, como si los tesoros más suculentos se pudiesen encontrar solo a ras de suelo. En muchas ocasiones tropezaba con la gente, aunque ellos apenas se daban cuenta de su presencia, circunstancia en...

Microrrelato: Inspiración sin papel 0

Microrrelato: Inspiración sin papel

Inspiración sin papel Surge como un relámpago rasgando el cielo nocturno: rápido, brillante, cegador en su grandeza atronadora. Deja de ser, y se torna fue. Jamás volverá.

De literatos y su libertad de expresión 0

De literatos y su libertad de expresión

 Hoy dedico esta entrada a un autor emergente, un autor que se lo ha currado desde abajo, que ha tocado tantas puertas como han sido necesarias para promocionarse, porque sabe que el de escritor no es trabajo que regalen.

0

Mi vida entre libros (o San Jorge y el Dragón)

   23 de abril. Día de Sant Jordi, o día del libro, según se mire. Cómo echo de menos esa tradición tan bonita de regalar libros y rosas en un día como hoy. Desde que tengo conocimiento me gusta la lectura, creo que mi vida sin ella no sólo hubiese...

Narciso 1

Narciso

      NARCISO Narciso en la Fuente. Atribuido a Caravaggio Galería Nacional de Arte Antiguo. Palacio Barberini   Narciso observó fijamente al perro. Era un callejero, todo piel y huesos, uno de tantos abandonados a su suerte por algún desalmado que creía poder comprar el cariño de sus hijos...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia como usuario. Si continúa navegando, asumiremos que da su consentimiento. Política de cookiesplugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies