La errata y la cruda realidad

También te podría gustar...

9 Respuestas

  1. Anael dice:

    Me reía y lloraba mientras leía el artículo. Qué certero.
    Me has inspirado. A partir de ahora abandonaré el título de correctora y adoptaré el de «cazadora de quimeras».
    ¡Un abrazo!

  2. Erea dice:

    Me ha encantado este post, en mi carrera (Publicidad y RRPP) no es la primera vez que envío un trabajo en el que las «erratas» restan puntos y los he llegado a revisar como cuatro (o más) veces y después de imprimirlo y releerlo (es un fetiche que tengo, adoro leer mis trabajos una vez pasados a papel) AHÍ ESTABA. La dichosa errata. En un trabajo de diseño gráfico, restaba la mitad de la nota el tener un error (5 puntos de 10), lo debí revisar doscientas veces, pasárselo a amigos y que lo viera mi madre. Y NADIE VIO EL DICHOSO DEDAZO. Así que incluso fuera del ámbito de la escritura, soy capaz de entender esta frustración, es terrible.

    • L. M. Mateo dice:

      Ese fetiche de imprimir lo que escribes y revisarlo lo tenemos muchos. No sé por qué, pero el cerebro percibe mejor los errores sobre el papel.
      Un abrazo.

  3. Debería haber más artículos así. Entre los escribidores que pagan a correctores para discutir todo y no aceptar cambios, y los que creen que la perfección existe y tiene forma de correctora, estamos apañados.

    Hace tiempo, yo también creía que un texto no debería tener errores si pasaba por las sabias manos de un corrector. Hoy en día, gracias a artículos como el tuyo y a ese grupo de Facebook que comentas, no sólo sé que la imperfección es normalidad, sino que yo también practico con textos de amigos para jugar a que soy correctora.

    • L. M. Mateo dice:

      Uys, calla. Si es que hay quien cree que corregir es saber distinguir entre «ay», «hay» y «ahí»… Menos mal que también están los que aprecian lo que de verdad hacemos, y lo compensan todo.

  4. Lilian dice:

    ¡Muy buen artículo! Me ha gustado mucho.
    Y hablando de erratas… En el pie de foto de la mala malísima de la correctora escribes: «Correctora avalada por la RAE, Sousa, Fundéu, Único…». ¿No sería «UniCo»? 🙂
    Ya sabemos que en casa del herrero… 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia como usuario. Si continúa navegando, asumiremos que da su consentimiento. Política de cookiesplugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies